Otra opinión sin valor

Tras dos décadas, comienzo a entender lo que me quieren decir todos los representantes del país donde vivo y muchos intelectuales del mundo: mi opinión acerca de lo que sucede en Venezuela no es válida.

¿Por qué no puedo decir nada del país en el que nací, crecí, estudié, trabajé y viví? Por lo que entiendo gracias a lo que me confirma la televisión, radio, periódicos y revistas, son diversas las razones para esta negación y en su mayoría obedecen a la historia contemporánea y no tan contemporánea de Venezuela, Latinoamérica y el mundo.

Continue reading