Birdman

Crítica “BIRDMAN”: o (la pretensiosa idea de artista)

Redes sociales

Todos queremos ser amados, queridos, deseados, aceptados. Algunos desean el amor de su pareja, otros el de sus padres o familiares y algunos llegan al punto de no sentirse conformes si no son reconocidos por la sociedad o el mundo. “Birdman”, la película ganadora de la última edición de los premios Oscar, pretende confirmar que cualquier sufrimiento en esta vida obedece a esa básica premisa.

Desde la cita del escritor Raymond Carver que abre la película hasta el plano final que muestra los gigantes ojos de Emma Stone contenta de ver a su padre emprender en un vuelo liberador, se encuentra presente ese deseo primordial de estos animales que viven en sociedad y lo traumático que puede ser esa búsqueda.

Para expresarlo, González Iñárritu recurre al cliché del actor que atormentado por la fama obtenida años atrás gracias a su interpretación como superhéroe desea volver a ser relevante actuando en una obra de teatro que, no sólo le permita ponerlo de nuevo sobre la palestra sino que lo establezca como un “gran” actor.

Para darle un poco más de peso a dicha trama, el director coloca en los pies del protagonista al actor Michael Keaton, quien vistió el traje de Batman en dos oportunidades y que luego ha sido relegado a un segundo plano en Hollywood. Quizás de esta forma pensó, se ahorraría la necesidad de dramatizar el fuero interno del protagonista porque la audiencia haría la conexión metatextual obvia.

No es el único caso en el cual el director deja a un lado las sutilezas y prácticamente grita a la audiencia las intenciones de la película y lo desesperado que está porque la acepten y quieran. Es difícil determinar si colocar el subtexto en primer plano fue una decisión artística o si forma parte de la fijación que tiene el director de mostrar lo que se deja entrever en mejores películas.

Los personajes dicen en sus diálogos lo que normalmente deberían mostrar sus acciones. Así como los personajes, la película se encuentra más interesada en la apariencia con la que se muestra a su público que en las ideas que pretenden trasmitir. Al igual que su protagonista, confunde amor con admiración, y ningún rasgo de la cinta hace mas evidente dicho problema que el plano secuencia que dura prácticamente todo el metraje de la misma.

Así como la escritura o la música, el cine tiene su propio lenguaje, su propia gramática. Uno de los componentes fundamentales del lenguaje cinematográfico es el corte o cambio de plano. El cambio de plano en la edición es equivalente a los signos de puntuación en la escritura, que le otorgan sentido a la oración y enfocan la idea que se quiere trasmitir. En “Birdman”, el uso del plano secuencia no deja de ser un grito de atención con la finalidad de conseguir admiración que carece de sentido narrativo, especialmente cuando deja a un lado al protagonista y sigue a los demás miembros del elenco.

Probablemente, el mejor ejemplo de la utilización de ese recurso narrativo en la historia del cine se encuentra en “Rope” de Alfred Hitchcock. En dicha película una pareja de estudiantes asesina a un compañero justo antes de una fiesta a la cual habían convocado y esconden el cadáver debajo de la mesa donde colocan los pasapalos. Al no existir ningún tipo de corte, la película mantiene la tensión en el público quien sabe que el cadáver se encuentra allí. No ha habido ninguna distracción, la cámara no ha apartado la vista, ni siquiera ha pestañado.

La admiración que puede producir el virtuosismo técnico desempeñado en “Birdman” aporta poco a las emociones y sentimientos que la película quiere trasmitir. La película podría compararse con “Gravity”, no sólo por compartir director de fotografía sino por la hazaña técnica lograda. Sin embargo, la proeza en la cinta de Alfonso Cuarón está completamente enfocada en trasmitir la idea central de la película, busca poner al espectador en la posición de la protagonista y trasmitirle la sensación de gravedad cero que podría experimentarse flotando en el espacio, que a su vez funge como un vientre simbólico desde el cual la protagonista renace.

Curiosamente, muchos podrían pensar que “Gravity” es una película meramente entretenida, mientras que “Birdman” es una gran obra artística, únicamente debido a la profundidad de la que la última se pavonea en todo momento.

En realidad, “Birdman” plantea de forma juvenil y superficial los conflictos de los personajes y la vida de los artistas. Muestra un mundo del espectáculo que poco tiene que ver con la realidad, aún cuando algunos de sus representantes quieran darse un aire especial y de superioridad delante de los demás. Un verdadero artista trata cualquier trabajo con amor y dedicación, ya sea dentro de una megaproducción de superhéroes con millones de dólares invertidos, o un pequeño drama teatral independiente. Cuando eso sucede, el público responde con amor por la obra y el artista, no sólo con admiración.

One thought on “Crítica “BIRDMAN”: o (la pretensiosa idea de artista)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *